Buscar
  • Pastor Manuel Sheran

EL LEGADO DE UN HOMBRE PIADOSO

Por Stephen Davey




El paso de un legado.

Rom 1:8 Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.


Steve Lawson escribió estas provocativas palabras en su libro titulado The Legacy:


“Todo hombre deja una influencia duradera. . . que afectará a las generaciones futuras durante siglos por venir. Pero seamos sinceros, no todos los legados son iguales, algunos son productivos, otros son destructivos, algunos son ilustres, otros son infames. ¿Qué tipo de legado dejarás atrás? Un legado espiritual es aquel que el dinero no puede comprar y los impuestos no pueden quitar, lo que más importa es pasárselo a la próxima generación. Esto nos dice que cada hombre deja una influencia duradera. ¿Es eso cierto?”


Sabemos que la naturaleza misma de la transmisión de la verdad doctrinal es responsabilidad de un hombre piadoso que debe transmitirla a través de otro hombre piadoso. Es el paso de un legado.


Pablo le dijo a Timoteo, en 2 de Timoteo, capítulo 2, versículo 2:

2Ti 2:2 Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.


Me parece interesante que se nos diga, en Tito, capítulo 2, versículos 3 al 5, que las mujeres piadosas mayores son igualmente responsables para enseñar a las mujeres más jóvenes cómo vivir vidas piadosas.


La verdad de las Escrituras es como una herencia invaluable entregada de una generación de creyentes a la siguiente. ¿Es una sorpresa entonces, que la gran mayoría de las personas que llegan a la fe en Jesucristo como Salvador, vengan a Él como niños pequeños?


J. Oswald Sanders citó un famoso estudio de dos familias que vivieron durante la misma época de la historia Americana. Ambas familias, del estado de Nueva York, fueron cuidadosamente estudiadas. Uno era la familia del Pastor puritano Jonathan Edwards y el otro era la familia Max Jukes.


Jonathan Edwards fue un hombre piadoso que vivió para la gloria de Dios. Se casó con una mujer que también siguió a Jesucristo. Durante los siguientes ciento cincuenta años, entre sus descendientes estuvieron:


• catorce presidentes de universidades,

• un vicepresidente de los Estados Unidos,

• tres congresistas,

• treinta jueces,

• sesenta médicos,

• sesenta autores,

• cien abogados, y

• trescientos profesores de teología, misioneros y pastores.


En contraste, Max Jukes era un incrédulo. Se casó con una mujer que también era incrédula. Durante la misma época, entre sus descendientes estaban:


• más de cien alcohólicos,

• ciento noventa prostitutas,

• trescientos vagabundos,

• ciento treinta delincuentes que cumplieron un promedio de trece años cada uno, con siete condenas por asesinato, y

• de los mil doscientos descendientes, solo veinte de ellos aprendieron comercio honesto, pero diez de ellos aprendieron su oficio mientras servían en la prisión estatal.


La familia de Max Jukes le costó al estado de Nueva York un estimado de 1.5 millones de dólares para cuidarlos a lo largo de los años.


Ciertamente, Sanders reveló dos extremos, pero el principio sigue siendo que una influencia divina puede afectar a varias generaciones.


¿Qué sugeriría la evidencia de nuestra propia generación, en cuanto al modelo que parece que estamos siguiendo?


Un estudio realizado por la Universidad de Rhode Island, ahora describe el lugar más peligroso, fuera de disturbios y guerra, para ser el hogar estadounidense.

A escala nacional, el hogar estadounidense promedio está lleno de ira y violencia.

Treinta por ciento de Las parejas estadounidenses experimentan alguna forma de violencia doméstica en su vida. Dos millones de parejas han usado una pistola, un cuchillo u otra arma letal entre sí durante su matrimonio. Veinte por ciento de todos los policías que son asesinados en el cumplimiento del deber, son asesinados mientras responden llamadas relacionadas con peleas familiares

¿Qué tipo de hombre usaría un arma letal o llevaría a cabo alguna otra forma de violencia contra su esposa?


¿Qué tipo de hombre pondría en peligro físicamente o devastaría emocionalmente a sus hijos mientras viven? a través de su violencia?


Ahora, sería cómodo, hasta cierto punto, simplemente dar estadísticas, ilustraciones y versos sobre lo malo que es fuera de la iglesia. Todos podríamos sentarnos en la iglesia y chasquear la lengua y sacudir la cabeza y decir: "Dios mío, esos hombres impíos y egocéntricos".


El problema es que la iglesia misma está pidiendo a los hombres que se pongan de pie y tomen su papel de liderazgo piadoso en el hogar y en la iglesia.


¿Dónde se han ido todos los hombres piadosos? Quizás es hora de parar y evaluar dónde estamos parados. ¿Qué tipo de legado dejarás?


Personalmente, creo que tenemos en nuestra iglesia suficientes hombres para comenzar una revolución espiritual; transferir tan efectivamente un legado espiritual que es tan claro y verdadero, tan bíblicamente distintivo y apasionado, que el mundo nunca sería el mismo.

10 vistas

Iglesia Bautista Renacer © 2019

  • Facebook
  • YouTube